La Matanza de Jaragua

La Matanza de Jaragua y el sometimiento de Higüey

Actualizado: 7 de oct de 2019




El 21 de mayo de 1499, Francisco de Bobadilla era declarado por parte de los Reyes Católicos como el nuevo gobernador en La Española, sustituyendo a Cristobal Colón de la gobernación de la isla. Estas medidas fueron tomadas por los Reyes principalmente para enfrentar a la delicada situación vivida en la isla durante sus primeras etapas coloniales. La rebelión de Francisco Roldán, la desgracia que había caído sobre la administración de los Colón, sumado a una serie de desaciertos fundamentales del mismo Cristobal, motivaron y justificaron las acciones de las Coronas de España.


Francisco de Bobadilla llegaría a la isla La Española en agosto del año 1500. Realizando diversas pesquisas llegó a declarar a Cristobal Colón culpable de las pésimas condiciones administrativas, por lo que Colón, junto a sus hermanos, fue hecho prisionero y enviado de regreso a España.





Bobadilla buscaba proporcionar una estabilidad a la nueva colonia en las Américas, para ello prosiguió con los repartos de tierra e indios tal y como se encontraba previsto, redujo los impuestos que debían ser recolectados a favor de los Reyes e indemnizó a todos los que se consideraban afectados por la administración de los Colón. Sin embargo, Francisco de Bobadilla no logró mejorar la situación de La Española, su inefectividad por mantener el orden y su política débil e insuficiente conllevaron a una escalada en el desorden existente, conllevando un nivel de desorden más alto que el registrado en la administración de Colón. Bajo ésta incapacidad mostrada por parte de Bobadilla, los Reyes Católicos decidieron destituirlo como gobernador y enviar un comisionado que resolviese de forma definitiva la situación existente en la isla y logrará imponer el orden.





La persona idónea para el trabajo encargado por los Reyes era Nicolás de Ovando, catalogado como una persona prudente, astuta y capacitada para gobernar y llevar el orden hasta una gran cantidad de personas. Por lo que el mismo salió desde España con unos poderes considerables, unas series de instrucciones bastante precisas y una fuerza contingente enorme, la mayor que se realizaba hasta entonces hacia el Nuevo Mundo, sumando 30 bajeles, 24 carabelas, aproximadamente 2,500 personas, diversos animales y muchas provisiones necesarias tanto para la guerra como para el uso cotidiano. A la llegada de Ovando en 1502 a La Española, podemos reconocer que Ovando sería el verdadero artífice del éxito administrativo español en el Nuevo Mundo. Establecimiento de un régimen administrativo funcional, fundación de diversos núcleos poblacionales, imposición de su autoridad frente al resto de sus hombres y sometimiento definitivo de la isla.


Ovando, poniendo manos a la obra, realizó todas las instrucciones indicadas por los Reyes Católicos para consolidar el poder español en América. Debido a la situación de los Taínos rebeldes, Ovando tenía instrucciones directas de la Reina Isabel I de Castilla de otorgarles un buen trato, ya que para la llegada de Ovando, Isabel I los había declarado como siervos libres. Pero los Taínos se mostraban renuentes a servir a la Corona y a trabajar en su favor, por lo que Nicolás de Ovando expuso a los Reyes los inconvenientes que ocasionaba el trato con suavidad para poder someter a los Taínos. Esto era un problema considerable para España, debido a que sin sometimiento por parte de los Taínos, los españoles no podían recoger el tributo indicado, lo cual era una amenaza directa para la Corona. En vista de la situación, los Reyes Católicos concedió más poderes a Ovando, con el motivo de que los hiciese trabajar, los remunerara por ello y los instruyera en la fe Cristiana Católica.



Gracias a éste nuevo poder, Nicolás de Ovando comenzó a idear un plan de sometimiento general para controlar de una vez por todas a los dos últimos cacicazgos que no se encontraban bajo el poder de España, los cacicazgos de Jaragua e Higüey. Para ello tomó acciones en primera instancia contra Jaragua, controlado por la cacique Anacaona (La cual era sucesora del cacique Bohechí). Aunque no se encontraba sometido a la Corona, si pagaba impuesto a ésta desde la administración de los Colón, por lo que Ovando, bajo su increíble astucia, utilizó ésta excusa para dirigirse a recogerlo de forma personal. Una vez estando acogido en Jaragua y dado instrucciones serias a sus capitanes, invitó a todos los Taínos a presenciar un simulacro militar de forma exclusiva, pero dicho simulacro era una trampa por parte de Ovando, lo que buscaba era dar un escarmiento a los Taínos. El resultado del plan de Ovando fue la matanza colectiva de los Taínos de Jaragua, llegando a capturar a Anacaona y ordenando su ahorcamiento en una plaza pública de Santo Domingo.





Bajo éstas acciones se logró someter a Jaragua, por lo que procedió a conquistar el único cacicazgo que no pagaba ninguna clase de tributo a la Corona, el cacicazgo de Higüe. Para ello, Ovando dio órdenes a sus perros para que destrozasen a los Taínos nativos. En represalia, el cacique Cotubanamá buscó la venganza contra los españoles, sin embargo Ovando no perdía el tiempo y envió un contingente liderados por Juan Esquivel, llevándose a cabo varios enfrentamientos y actos de represión contra los Taíno. Éstas represiones fueron, en gran medida, violentas, donde algunos fueron ahorcados, como fue el caso de la anciana Iguanamá. En el transcurso de ésta conquista, Esquivel buscó un acuerdo para lograr que los Taínos de Higüey se comprometieran a pagar el tributo a España. En primeros momentos, se aceptó el acuerdo, pero fue violado más adelante por parte de una guarnición dejada por Esquivel, los cuales cometieron una serie de maltratos y atropellos contra los Taínos. Por lo que Esquivel tuvo nuevamente que ir a imponer el orden español, utilizando métodos más brutales y represivos que los anteriores, que terminaron por esclavizar a todos los nativos.





Ésta serie de métodos empleados durante la administración de Ovando lograron que el primer asentamiento de Ovando prosperara a favor de los españoles, pero las personas de la época señalaban siempre que la forma de "pacificar" por parte de Ovando siempre fue estricta y firme, llevándose a muchas vidas en nombre de la Corona. Fueron éstas medidas de Ovando que terminaron sometiendo al resto de La Española.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Icono negro LinkedIn

©2018 by Bibliotecadigsan. Todos los derechos reservados.